Dermatología online – Dermatólogo en Elche – Dermatología Integrativa: Integraderm

Áreas de especialización dermatológica

Dermatología Integrativa

El uso de enfoques holísticos para la salud ha crecido en el mundo occidental en los últimos años. La evidencia sobre los beneficios potenciales de la medicina integrativa en una variedad de situaciones clínicas, incluyendo el manejo de patologías inflamatorias crónicas, el dolor crónico, o el alivio de los síntomas en pacientes con cáncer, es ya incuestionable. En este contexto, nace el concepto de “dermatología integrativa” , que implica la convergencia de enfoques convencionales y complementarios de una manera coordinada.  Se basa en una visión holística del paciente –es decir, global y no sólo de sus partes-, considerando las distintas dimensiones que pueden influir en la expresión de una enfermedad, que varían de unas personas para otras.

Para poder poner en práctica este enfoque, es esencial conocer al paciente en todas sus facetas y realizar una historia clínica y examen físico detallados, teniendo en cuenta sus síntomas físicos, su estado emocional, su situación psico-social, su ámbito doméstico y laboral, estilos de vida, alimentación, etc.. Para alcanzar este objetivo, construir un vínculo de confianza entre el médico y el paciente es fundamental.

La psiconeuroinmunología (PNI)

Es un campo científico interdisciplinar que se dedica al estudio e investigación de los mecanismos de interacción y comunicación entre el cerebro mente/conducta) y los sistemas responsables del mantenimiento homeostático del organismo, los sistemas: nervioso (central y autónomo), inmunológico y neuroendocrino, así como sus implicaciones clínicas.

Tiene en cuenta cómo afectan los hábitos de vida del individuo incluyendo dieta, sedentarismo, creencias, emociones, etc.. en la salud y la enfermedad de mismos. Incorporar la visión PNI en el abordaje de los pacientes dermatológicos amplía la perspectiva del profesional ya que tiene en cuenta todos los condicionantes que intervienen en el desarrollo de su patología, más allá de su base genética.

Dermatosis crónicas autoinmunes

Un gran porcentaje de las patologías dermatológicas abordadas en las consultas médicas habitualmente corresponden a enfermedades inflamatorias crónicas, algunas de ellas de naturaleza autoinmune, en las que el objetivo terapéutico es el control de los síntomas a través del uso de fármacos inmunomoduladores o inmunosupresores, que a menudo presentan importantes efectos secundarios.

El abordaje y mejora en el control de otros factores de carácter psico-emocional, social, o conductual, así como hábitos de vida relacionados con la patogenia de estas enfermedades es clave, y puede redundar en una mejora significativa en la salud de las personas afectadas por estas patologías, así como en una mejora en su calidad de vida en general.

Dermatología Infecciosa

La piel es la primera barrera de defensa frente al medio externo. Garantizar su integridad es clave para prevenir infecciones cutáneo-mucosas. Las dermatosis de origen infeccioso son afecciones dermatológicas frecuentes en la práctica clínica. Dentro de estas dermatosis tenemos las producidas por hongos, tanto filamentosos como levaduriformes (como la candidasis), las infecciones producidas por virus (como el herpes simple), y las producidas por bacterias como estafilococos, estreptococos, etc…En algunos casos el factor epidemiológico juega un papel importante en su producción, como la higiene, la promiscuidad, el hacinamiento, o la existencia de antecedentes personales relevantes como diabetes mellitus, HIV o enfermedades malignas.

Pero en otras ocasiones las infecciones se generan como consecuencia de una pérdida del equilibrio entre nuestra propia flora comensal (dermobiota) y la inmunidad local. El mantenimiento de una microbiota cutánea adecuada es clave para prevenir estas afecciones.